Generación tras generación y desde hace siglos, Aledo se ha dedicado al cuidado de sus olivares en Martos (Jaén). El impulso decisivo a esta explotación olivarera se lo dio Manuel Aledo y Castilla, nacido en Martos en 1876, y que al cumplir los dieciocho años, decide intentar su ingreso en la Armada sin haber visto el mar.

El 9 de julio de 1894 el Guardia Marina Aledo inicia su carrera recorriendo el mundo en fragatas, corbetas y torpederos, actividad que compatibiliza en sus diferentes destinos con otros estudios. Manuel no dudó en ir aplicando su vasta formación en los “mares de olivos” de la tierra que le vio nacer, proyectando y construyendo dos almazaras y una modélica explotación olivarera que gracias a la extraordinaria inteligencia de un hombre sencillo, perdura en nuestros días y nos permite disfrutar en el siglo XXI de zumos de aceituna que no son fruto ni del marketing, ni de la investigación y desarrollo, sino del buen trabajo del agricultor y del molinero desde hace siglos, porque, “el aceite y la verdad siempre quedan arriba”.

fotos-viejas2