Damas y caballeros al servicio de damas y caballeros.

ritz

César Ritz nació en Niederwald ( Suiza) en 1850 y fue el menor de los trece hijos de un pastor de cabras. Con 17 años marchó a París a ganarse la vida de camarero, comenzando en locales humildes y prosperando  vertiginosamente hasta llegar a su primer puesto directivo de gran categoría: Director del Gran Hotel Nacional de Lucerna (Suiza), donde alcanzó fama de magnífico gerente de hotel y se codeó con lo más  granado de la sociedad del momento: los Morgan, los Rockefeller o los Rothschild. Allí comenzó la extraordinaria carrera de este hombre que, como nunca tuvo baño en su casa, fue el primero en instalar un cuarto de baño en cada habitación, cosa que pareció un gasto estúpido al arquitecto del hotel. (que como pronto se comprobó, él era el mentecato).

Ritz convirtió el servicio de comedor en un auténtico teatro pues dio importancia a la vajilla, a la mantelería, al centro de flores, al uniforme de los empleados, al olor del comedor, a la música de fondo… cosas que rápidamente imitaron sus selectos clientes en sus domicilios particulares. Ritz recibía personalmente a los alojados en su hotel y creó un fichero con los gustos personales de cada uno, de tal manera que incluso les mandaba una felicitación por su cumpleaños, ponía las flores que les gustaban en su habitación, anotaba su música preferida o los cócteles que disfrutaban; en resumen: fue un extraordinario anfitrión y lo que ahora se llamarelaciones públicas . A todo nuevo visitante de un hotel de Cesar Ritz ni se le pasaba por la cabeza ir a otro establecimiento.

El Ritz español se inauguró en la Plaza de la Lealtad de Madrid el 2 de octubre de 1910 con la finalidad de alojar a los invitados a la boda  de Don Alfonso XIII, pues la capital del Reino no contaba con hoteles de la categoría de los del norte de Europa. El 22 de mayo de 2004 también alojó a los invitados a la boda de los actuales Reyes, Don Felipe y Doña Letizia.

Forma parte del uniforme de todos los trabajadores de Ritz una tarjeta con este texto: somos damas y caballeros al servicio de damas y caballeros. A simple vista pudiera parecer que es una misiva destinada a que no se les olvide a los empleados tratar bien a los alojados pero su mensaje no es tan simple: el objetivo es que los trabajadores se traten entre sí con la misma consideración , educación y simpatía que tratan a sus mejores clientes. De esta manera se crea un extraordinario ambiente de trabajo que se traduce en una excelencia en el servicio del hotel.

Comentarios1

Añada su comentario

Realiza la operacion para que sepamos que no eres una máquina: *